Actividades para jóvenes

Los jóvenes poseen la creatividad y la energía necesarias para afrontar grandes problemas como el hambre y subdesarrollo, tienen la capacidad para introducir cambios en su mundo, para adaptarse a las circunstancias que se les presentan, reaccionan con rapidez y asimilan con facilidad los saberes prácticos en materia de oficios, nuevas formas de vida, hábitos de comportamientos, etc.

Son el principal recurso de desarrollo de un país, por lo que vemos necesario, invertir grandes esfuerzos e iniciativas en este sector de población, que en un corto plazo, se convertirán en agentes generadores de recursos que contribuyan al desarrollo de su país. La población juvenil que pertenece a grupos vulnerables necesita reparar vivencias de exclusión a través de la recuperación de la autoestima, desarrollando habilidades de carácter relacional, de autogestión y autonomía, necesarias para desarrollar una actitud activa en la vida.

Por estas razones se decide ofrecer una propuesta de formación para jóvenes vulnerables otorgándoles un hogar y un espacio para su capacitación en la que la formación ha de ser una formación integral y centrada en la equiparación social, de modo de transformar las carencias de los jóvenes y quebrar el círculo repetitivo de experiencias que dificultan el desarrollo de sus potencialidades.

Demasiado a menudo, a los adolescentes se les define más por sus problemas que por sus virtudes, y los programas dirigidos a los jóvenes se crean en respuesta a crisis o conductas preocupantes. Más efectiva y duradera es la estrategia de invertir en el desarrollo de los adolescentes, desde los primeros años de esta importante etapa de la vida, y de involucrar activamente a los propios jóvenes en la búsqueda de soluciones a las dificultades a las que ellos, sus familias y sus comunidades se enfrentan.

Los adolescentes, tanto muchachos como muchachas, son recursos infrautilizados pero valiosos para conseguir un cambio positivo. Su participación refuerza los proyectos de desarrollo de la comunidad que mejoran la calidad de vida de sus familias, sus comunidades y de la sociedad en su conjunto. Muchos asumen ya importantes responsabilidades como progenitores jóvenes, cuidadores, líderes de otros jóvenes, mentores y activistas comunitarios.

TALLERES DE FORMACIÓN PROFESIONAL

Mecánica, carpintería, tapicería y restauración de muebles, administración y contabilidad, confección, manualidades y artesanía, imprenta, cerrajería, imagen y sonido.

ACTIVIDADES DE OCIO Y TIEMPO LIBRE

Dentro de las actividades de Remar, consideramos de máxima importancia el trabajo que realizamos con los jóvenes, ya que ellos son el futuro de la obra. Con este motivo a lo largo de todo el año, estamos organizando diferentes eventos enfocados a este colectivo. De manera especial, cada verano, se organizan campamentos para jóvenes, en los cuales pretendemos que, además de pasar unos días juntos, puedan aprender cosas nuevas y tener un tiempo de ocio y esparcimiento.

ENTORNOS SEGUROS

Los hogares creados para atender a jóvenes son espacios que tienden a crear condiciones emocionales e intelectuales apropiadas para el aprendizaje, compartir conocimientos e información útil de la formación para el trabajo, establecer un sistema de apoyo y sostén afectivo, aprender de la propia experiencia y de la del grupo, conformar redes, y posibilidades de superación de las dificultades en el área laboral y social, comprender la implicancia personal en las dificultades de interacción, aprender a relacionarse mejor con los otros.

ENTORNOS SEGUROS Y QUE FAVOREZCAN LA FORMACIÓN

Los participantes en los hogares de REMAR, monitores responsables, profesionales contratados y maestros, líderes de actividades, etc, se sujetan a las directrices de REMAR, que desde sus comienzos se ha preocupado por atender a los más necesitados, mantener su filosofía altruista y de puertas abiertas a todo marginado, y actúen bajo esa misma línea, con la misma visión y metas en todos los lugares donde abra sus puertas.

Los adolescentes necesitan información seria y fiable. Esta información puede venir de distintas fuentes, entre ellas los padres, madres y otros familiares, los maestros, los medios de comunicación y otros jóvenes. A medida que se desarrollan, los adolescentes se ven cada vez más influenciados por las personas de su edad y por adultos que no son sus progenitores. Comienzan a explorar su sexualidad y a ponerse a prueba intelectual, creativa y socialmente por medio de los deportes y otras actividades recreativas.

Las ideas de los jóvenes se ven constantemente modeladas e influenciadas por su entorno. Cuando los adolescentes tienen la oportunidad de aprender y expresarse sin miedo, tienden a integrarse más con sus padres o monitores responsables, compañeros de la misma edad y comunidades. Adquieren autoestima y se convierten en modelos positivos de conducta.